Internada por la izquierda Blog

El fútbol por y para la clase obrera

Archive for the ‘Arsenal’ Category

Emirates, el fortín del Arsenal

Posted by Internada en 30 marzo, 2010

Y aquí el otro artículo extraído del diario Sport con motivo del partido entre el Arsenal y el Barça.

Emirates, el fortín del Arsenal

El Arsenal inauguró en el verano de 2006 el Emirates Stadium, un estadio de última generación que les liberó del viejo Highbury

El Barça nunca ha pisado el Emirates Stadium Foto: <b>EFE</B> A pocos metros donde se encontraba el viejo Highbury se levanta el impresionante Emirates Stadium, probablemente junto al Allianz Arena, el nuevo Wembley y el Schalke Arena, el estadio más imprsionante de Europa. Nada tiene que ver el Emirates con aquel Higbury al que casi triplica en aforo y del que sólo queda el círculo central en un jardín interior de un lujoso complejo de apartamentos que ocupa el espacio donde antaño estaba el temido North Bank del antiguo hogar de los ‘gunners’.

El Arsenal hizo del pequeño e incómodo Higbury un fortín legendario. Tanto, que logró que la parada de metro cercana al estadio adoptara el nombre del equipo. Ese orgullo es patrimonio exclusivo del Arsenal entre los clubs de Londres.

Gracias a la ayuda financiera de la compañía aérea de bandera de los Emiratos Arabes Unidos, el Arsenal logró mudarse de Higbury y así dar salida a la lista de espera de socios, que era de seis años.

No obstante, a cambio el club contrajo una deuda escalofriante que todavía lastra el día a día del club. Y eso que si el Arsenal hace algo bien es comprar barato y vender caro.

Pero cuando uno está en el Emirates comprueba la razón de esta deuda. Una sala de prensa descomunal, unos vestuarios de lujo, unas gradas comodísimas, palcos privados VIP y una serie de servicios (desde tiendas a restaurantes) propios de cualquier gran centro comercial jalonan uno de los mejores recintos deportivos del mundo. La factura de la obra realizada por la compañía HOK Sport, que también diseñó el Estadio da Luz de Lisboa o el Nuevo Wembley, ascendió a 390 millones de libras esterlinas, algo más de 415 milones de euros, Como dato comparativo, valga precisar que el proyecto del Camp Nou de Norman Foster se queda en 300 millones de euros.

El Emirates Stadium (se llamará así durante los próximos 15 años) fue inaugurado en el verano de 2006 en un partido amistoso en el homenaje a Dennis Bergkamp en un partido que enfretó al Arsenal con su anterior equipo, el Ajax de Amsterdam.

Si Highbury había sido intimidatorio parea los rivales, el Emirates, a pesar de ser un estadio frío y sin la pasión propia de los equipos ingleses, sigue arrojando buenos números para el Arsenal. En Champions, sólo han caído una vez, ante el Manchester United, mientras que en la Premier League actual tanto el Chelsea como el United vencieron en el Emirates, a pesar de que el Arsenal se mantiene con opciones para ganar la Liga.

El reto del Barça es ser el tercer equipo que logra salir victoriosos del Emirates esta temporada.

Anuncios

Posted in Arsenal, Inglaterra | Leave a Comment »

Los “Gooners”, la afición del Arsenal

Posted by Internada en 30 marzo, 2010

Esta semana juega el Barça frente al Arsenal, y en el diario deportivo catalán Sport han aparecido estos días un par de artículos que hemos considerado de interés. Aquí os dejamos el que hace referencia a sus aficionados.

LOS ‘GOONERS’, LA AFICIÓN DEL ARSENAL

Ya no hay fiebre en las gradas

El Arsenal que retrató Nick Hornby en ‘Fever Pitch’ es historia. El ambiente del ultramoderno Emirates está muy alejado del de Highbury

Tres aficionados del Arsenal saciando su sed Foto: EFE Santi Giménez
A cualquiera que asista a un partido del Arsenal en el fastuoso Emirates Stadium le será difícil imaginarse que hace muy poco tiempo la hinchada del Arsenal era una de las más fieras del fútbol inglés. De hecho, los aficionados del Arsenal son el blanco de las burlas del resto de los equipos ingleses que les ridiculizan con sus cánticos en los que les acusan de no animar como verdaderos ingleses. Les consideran un vergüenza para la Premier. Al Emirates, de un tiempo a esta parte, se le conoce como ‘la ópera’ por la poca pasión y el escaso ardor que surge de sus gradas.

Pero eso no fue siempre así. No podía ser de otra manera ya que los fundadores del club, obreros de la fábrica de armas de Woolwich, tipos duros del norte de Londres, respondían a un perfil muy diferente al de los seguidores que son capaces de pagar un asiento en el exclusivo Emirates.

El escritor y fanático del Arsenal Nick Hornby retrató perfectamente esa pasión en ‘Fever Pitch’ (‘fiebre en las gradas’), un libro -luego película- que dibujaba ese Arsenal pre Wenger que aún jugaba en Highbury y que tenía una afición en la que militaban tipos legendarios y tan poco recomendables como Johnny Hoy, Nick the Hammer o un tal Leggo, cuyos historiales delictivos ocupan varios tomos y que eran los amos del North Bank, la indómita grada fondo de Highbury.

Era una época en la que el movimiento punk arrasaba en Londres y el icono de esas crestas era un irlandés delgaducho, anarquista y gamberro que se crió a pocos metros de Highbury, bautizado como John Lydon y conocido mundialmente como Johnny Rotten, líder de los ‘Sex Pistols’. Rotten, como no podía ser de otra manera, era del Arsenal.

“En esa época el fútbol era una verdadera anarquía que la policía no podía parar. Ni siquiera las propias bandas podían. Y sin embargo, parece que no hubo heridos graves, las cosas se resolvían a puñetazos. Los cuchillos llegaron después. A los que llevaban navajas se les consideraba gilipollas porque no eran capaces de defenderse por sí mismos. Ahora, la gente que lleva camisetas de sus equipos no tiene nada que ver con la violencia. Más bien al contrario, con los que tienes que tener cuidado es con los que no llevan camiseta”, escribe en sus memorias.

Eso es historia, como avanzaba el propio Lydon en su libro “la solución no es llenar el estadio de policía, es jugar bien y que la gente se involucre”. Wenger lo logró, aunque fuese a costa de bajar la fiebre de las gradas.

A cualquiera que asista a un partido del Arsenal en el fastuoso Emirates Stadium le será difícil imaginarse que hace muy poco tiempo la hinchada del Arsenal era una de las más fieras del fútbol inglés. De hecho, los aficionados del Arsenal son el blanco de las burlas del resto de los equipos ingleses que les ridiculizan con sus cánticos en los que les acusan de no animar como verdaderos ingleses. Les consideran un vergüenza para la Premier. Al Emirates, de un tiempo a esta parte, se le conoce como ‘la ópera’ por la poca pasión y el escaso ardor que surge de sus gradas.

Pero eso no fue siempre así. No podía ser de otra manera ya que los fundadores del club, obreros de la fábrica de armas de Woolwich, tipos duros del norte de Londres, respondían a un perfil muy diferente al de los seguidores que son capaces de pagar un asiento en el exclusivo Emirates.

El escritor y fanático del Arsenal Nick Hornby retrató perfectamente esa pasión en ‘Fever Pitch’ (‘fiebre en las gradas’), un libro -luego película- que dibujaba ese Arsenal pre Wenger que aún jugaba en Highbury y que tenía una afición en la que militaban tipos legendarios y tan poco recomendables como Johnny Hoy, Nick the Hammer o un tal Leggo, cuyos historiales delictivos ocupan varios tomos y que eran los amos del North Bank, la indómita grada fondo de Highbury.

Era una época en la que el movimiento punk arrasaba en Londres y el icono de esas crestas era un irlandés delgaducho, anarquista y gamberro que se crió a pocos metros de Highbury, bautizado como John Lydon y conocido mundialmente como Johnny Rotten, líder de los ‘Sex Pistols’. Rotten, como no podía ser de otra manera, era del Arsenal.

“En esa época el fútbol era una verdadera anarquía que la policía no podía parar. Ni siquiera las propias bandas podían. Y sin embargo, parece que no hubo heridos graves, las cosas se resolvían a puñetazos. Los cuchillos llegaron después. A los que llevaban navajas se les consideraba gilipollas porque no eran capaces de defenderse por sí mismos. Ahora, la gente que lleva camisetas de sus equipos no tiene nada que ver con la violencia. Más bien al contrario, con los que tienes que tener cuidado es con los que no llevan camiseta”, escribe en sus memorias.

Eso es historia, como avanzaba el propio Lydon en su libro “la solución no es llenar el estadio de policía, es jugar bien y que la gente se involucre”. Wenger lo logró, aunque fuese a costa de bajar la fiebre de las gradas.

Posted in Arsenal, Inglaterra | Leave a Comment »