Internada por la izquierda Blog

El fútbol por y para la clase obrera

Resumen de la jornada (Osasuna-Zaragoza)

Posted by Internada en 12 abril, 2010

Muy interesante ha resultado esta jornada, tanto en lo deportivo como en las gradas. Son muchas las cosas que han sucedido así que las ire relatando. Aclarar que me voy a basar en textos de los mass media principalmente, el que quiera saber que paso realmente que pregunte a los implicados. Evidentemente, los mass media no son una fuente fiable, pero los foros que hay por ese invento llamado ex paña se las traen.

OSASUNA-Zaragoza

Gran victoria por 2 a 0 de los rojillos, con golazo incluido. Pero vayamos al ambiente en la grada.

Leemos en Diario de Noticias de Iruña

La policía evitó altercados con un centenar de ultras maños

Hubo cruce de insultos entre las aficiones, pero no se produjeron incidentes

El dispositivo organizado por el Cuerpo Nacional de Policía con motivo del desplazamiento a Pamplona de un nutrido grupo de hinchas radicales del Real Zaragoza evitó que se produjeran altercados entre las dos aficiones, que desde hace tiempo mantienen unas tensas relaciones con incidentes diversos cada vez que navarros y aragoneses tienen que verse las caras sobre un terreno de juego.

Desde Zaragoza se desplazaron dos autobuses de aficionados maños, en su mayoría de la peña ultra Ligallo, quienes para evitar la acción de la Policía cogieron una ruta alternativa con intención de llegar a Pamplona. Sin embargo, los dos autocares fueron localizados en Tarazona, desde donde se puso en marcha el dispositivo de control para evitar que los ultras, unos cien, se movieran libremente en Navarra.

Primero fueron vigilados por una patrulla de la Guardia Civil y cuando llegaron a las cercanías de Pamplona, los efectivos de la Policía se encargaron de su custodia hasta la hora del partido. Tal y como estaba previsto, el grupo de los Ligallo entró al campo con el partido iniciado, concretamente en el minuto 14, un minuto antes de que los integrantes de la peña Indar Gorri comenzaran a animar. Fue en este instante cuando el cruce de insultos y de canciones provocativas entre unos y otros fue más elevado, pero conforme fueron pasando los minutos, la situación se tranquilizó. El grupo de radicales maños abandonó el estadio media hora después de acabar el partido.

 

En el día de ayer domingo dicho medio publicaba el siguiente texto:

La Policía prevé que unos 100 “ligallos” acudan al Reyno

los ultras serán vigilados desde que lleguen a Navarra y no entrarán al estadio hasta el inicio del partido

Los responsables policiales en Navarra ya tienen organizado el plan de vigilancia ante la anunciada presencia esta tarde en Pamplona de un nutrido grupo de aficionados radicales del Zaragoza con motivo del partido que navarros y aragoneses disputarán en el Reyno. Los datos que maneja la Policía indican que serán dos los autobuses con hinchas ultras maños del grupo Ligallo, más los que se puedan desplazar en vehículos propios, sumando en total unos 100 aficionados zaragocistas.

Desde el instante en que lleguen a territorio navarro, la Policía se encargará de vigilarles y evitar altercados con los hinchas de Osasuna, con los que mantienen un largo historial de enfrentamientos. El último sucedió durante el partido de la primera vuelta en Zaragoza, cuando varios de los vehículos particulares de los hinchas rojillos que estuvieron en La Romareda fueron atacados en Tudela, donde los habían dejado aparcados antes de coger el tren rumbo a la capital maña.

Aunque el partido haya sido declarado de alto riesgo, el dispositivo policial no tiene relación con esa declaración y evitará que las dos aficiones puedan cruzarse. De hecho, está previsto que los ligallos accedan al campo cuando el encuentro ya esté iniciado.

El Diario de Navarra hace la siguiente crónica de lo acontecido ayer

El regreso de la agresividad

En el campo hubo lucha y en Graderío Sur, hostilidad extrema hacia el rival

Como pidió Camacho, los jugadores de Osasuna hicieron 25 faltas, 10 más que los del Zaragoza

Desde Graderío Sur se profirieron múltiples consignas contra el Zaragoza y, en especial, contra los Ligallos

Matteo Contini salía por la zona mixta del Reyno de Navarra con discreción. Nadie se percató de su presencia. El defensa italiano había levantado una polvareda durante la semana con unas declaraciones, seguramente dejándose influir por terceras personas, en las que anunciaba casi un conflicto bélico en el estadio rojillo. Sin comerlo ni beberlo, se inició una espiral de réplicas con Juanfran y Camacho a la cabeza, hasta llegar ayer al momento cumbre, el partido.

Osasuna tenía que poner a prueba su agresividad perdida, y sin embargo destacada desmesuradamente por los rivales, y la afición tenía el reto de superar el mal ejemplo del día del Almería, con los inefables Ligallos como testigos.

Pues la agresividad regresó al Reyno por partida doble, en el campo, y en la grada. Desde hace mucho tiempo no se veía en el estadio osasunista un combate cuerpo a cuerpo, tánganas, entradas, dureza, protestas, muchas tarjetas… Camacho reclamaba agresividad y la tuvo. Quería que sus jugadores hicieron faltas e hicieron 25 (10 más que el Zaragoza). Eso sí, las tarjetas amarillas fueron las mismas para cada bando (4) y la única expulsión fue para Rúper, aunque hubo momentos en que parecía que los dos equipos acabarían con pocos jugadores sobre el césped.

Los Ligallos, objeto de las iras

Para los 24 minutos de partido, ya se habían repartido 5 cartulinas. Sin duda, el calor en el césped tuvo mucho que ver con el que transpiraba una grada de lo más encendida. El público empezó a animar desde el principio, aunque su fuerza no llegó a cuajar como ante el Almería, pero fue la entrada en el minuto 14 del grupo ultra del Zaragoza, los Ligallos, la chispa que encendió al Reyno y, a la postre, el partido.

La soberana pitada de la grada osasunista recibió a unos seguidores maños que entraron con el saludo fascista. Justo entonces comenzó la cuenta atrás de Indar Gorri, también pitados por muchos aficionados. La historia continúa.

Las cuatro primeras canciones de Indar Gorri tuvieron una tónica común, fueron ataques viscerales contra el Zaragoza, la ciudad o sus símbolos. La popular canción de la “pocilga” abrió el fuego, continuó una blasfemia hacia la Virgen del Pilar, pitada por el resto del estadio, “puta Zaragoza, puta Aragón” y cánticos contra los Ligallos. Sólo después empezaron a animar a Osasuna.

La hostilidad continuó más adelante, con “Sois españoles y sois hijos de puta” y “Ligallos sois de Segunda”.

Pero la grada se dejó de guerras para ponerse nerviosa con el 1-0 y la presión del Zaragoza, y miró entonces al banquillo. Quería remedios a la situación y, como siempre, Camacho tardaba en mover sus piezas.

La grada mira al banquillo

Durante muchos minutos fue llamativo que el equipo fuera ganando y muchos cientos de espectadores estuvieran levantados de sus asientos mirando al área técnica. Algunos de ellos agitaron sus brazos sin entender por qué no salían hombres de refresco.

Llegó el doble cambio y Masoud a punto estuvo de marcar después de una genialidad. Pero quien sí marcó fue Vadocz.

Era el día en el que, por fin, Osasuna marcaba el gol de la jornada y no lo encajaba, como tantas tardes. Era el día en el que, por fin, Aranda se encontraba con el gol. Era el día en el que Osasuna, por fin, conseguía ganar con 10 jugadores. Era el día en el que, por fin, regresó la agresividad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: